AGENDA DE OCIO Y CULTURAL DE BARCELONA

SANT JORDI EN BARCELONA: 23 DE ABRIL DE 2017

El 23 de abril todos los catalanes celebramos el patrón de Cataluña en un día en el que los libros y flores se unen a la música, el teatro y multitud de actividades.

La celebración de esta fiesta tiene como protagonistas a la cultura y el amor -representados con el libro y la rosa- y en la ciudad de Barcelona el lugar principal se encuentra en La Rambla con sus puestos de floristas y libreros donde podrá encontrar libros en todas las lenguas que se hablan en Cataluña (muchos puestos están especializadas en el libro en catalán, porque se considera un día de promoción y defensa de la cultura y la lengua catalanas). Para algunos catalanes esta fiesta se utiliza con un marcado carácter reivindicativo.

Sant Jordi en Barcelona: 23 de abril de 2017. Imagen de la guía de ocio, turismo y cultura de Barcelona de Moobit Pero, además, debe saber que en Cataluña, el día 23 de abril, también es el día de los enamorados durante el cual los que se quieren lo expresan de manera especial y simbólica regalándose una rosa y un libro. En la Comunidad Valenciana, el día de los enamorados es el 9 de octubre, mientras que en el resto de España se celebra el 14 de febrero.

Pasteles y pan de Sant Jordi. Entre las costumbres gastronómicas del Día de Sant Jordi destacan el pastel y el pan, que se pueden encontrar en torno a la festividad en pastelerías y panaderías barcelonesas. El pastel de Sant Jordi es un dulce con forma de libro hecho de láminas de bizcocho, hechas con azúcar, almendra y huevo. El pan de Sant Jordi es un pan de campesino con sobrasada y queso dispuestos de una manera que al cortarlo queda el dibujo de las cuatro barras de la bandera (Este pan se ha popularizado y se puede encontrar en otras fechas festivas señaladas, como en el Once de Setiembre o La Mercè).

ACTOS CON MOTIVO DE SANT JORDI EN BARCELONA

Pregón Sant Jordi en Barcelona. Imagen de la guía de ocio, turismo y cultura de Barcelona de Moobit El día del libro. Desde el primer tercio del siglo XX, el Día de Sant Jordi es una jornada que tiene el libro como protagonista. Los puestos se extienden sobre todo en La Rambla y el paseo de Gràcia, pero también en las plazas y calles de los alrededores y en los lugares más transitados de cada barrio. Es un día en el que los lectores aprovechan para adquirir novedades o para intercambiar impresiones de lectura con los escritores, que a menudo son invitados a diferentes puestos para firmar libros y recitar fragmentos de las obras, entre otras tareas de promoción.

La rosa. La rosa roja es el otro elemento principal del Día de Sant Jordi, que tradicionalmente se regala a la enamorada y simboliza el amor. Barcelona se llena de puestos de floristas, que se calcula que solo aquel día venden en torno al 40 % de las rosas de todo el año.

Podéis acceder a más información con la programación de ocio y cultural que ofrece la ciudad en nuestra guía de ocio publicada en la página de Moobit Barcelona facebook para lo que os bastará con entrar en el evento dedicado especialmente a la celebración de Sant Jordi en Barcelona en nuestro facebook que mantendremos de forma destacada hasta su finalización para que todos los usuarios de la guía Moobit puedan realizar su consulta cuantas veces consideren necesario.

SANT JORDI (SAN JORGE) Y LA CORONA DE ARAGÓN

Sant Jordi participa en la batalla con el ejército de Aragón. Imagen de la guía de ocio, turismo y cultura de Barcelona de Moobit Según las Actas griegas San Jorge de Capadocia nació en Sebastopolis, Armenia (antigua región de Capadocia, en el Asia Menor), durante el reinado del emperador romano Aureliano (270-275 de nuestra era). Cuando estalló la gran persecución contra los cristianos, en el año 302, distribuyó su riqueza entre los pobres y declaró su fe ante el emperador. Al negarse a sacrificar a los dioses paganos fue torturado y condenado a muerte. Su martirio, probablemente, tuvo lugar en el año 303 en Diospolis, Lydda, Palestina (actual Lod, Israel). Su desconocida biografía fue objeto de figuraciones legendarias que lo presentan como el ideal de caballero cristiano, héroe de la fe, un gran soldado que obró milagros y logró multitud de conversiones, entre ellas las de la propia emperatriz Alejandra.

Los reyes aragoneses de los siglos XIII y XIV fueron muy devotos de este santo épico, real o imaginario, declarado patrono de los guerreros y caballeros cristianos. La figura épica del santo se relacionó con la batalla de Alcoraz (Huesca) de 1096, en el curso de la cual, montado a caballo habría ayudado al ejército del rey Pedro I frente a las tropas del Islam del reino de Zaragoza, que ocupaban la ciudad desde el inicio de la dominación musulmana. Desde entonces San Jorge, el caballero blanco con armas blancas, será visto por cristianos y moros en varias batallas ayudando siempre a los ejércitos aragoneses.

Aunque no se dio una disposición canónica al respecto puede afirmarse que san Jorge ha sido formalmente patrono de la Corona de Aragón desde la Edad Media. Desde principios del siglo XV, al menos, la catedral y el Concejo de Huesca vienen celebrando sus fiestas con solemnidad litúrgica. Su fiesta litúrgica se celebra siempre el 23 de abril, tanto en los calendarios orientales como en el romano y en el hispano-mozárabe. La fecha conmemora la del martirio del santo el octavo día antes de las calendas de mayo.

LA LEYENDA DEL DRAGÓN

Sant Jordi y el Dragón. Imagen de la guía de ocio, turismo y cultura de Barcelona de Moobit La leyenda del dragón convirtió a San Jorge en un caballero vencedor de la tiranía. La ciudad libia de Silca estaba dominada por un terrible dragón que se ocultaba en un gran lago. El monstruo despedía un terrible hedor que infestaba todos los alrededores. Había que alimentarlo para que no fuese a reclamar su comida a la ciudad. Llegó un momento que no hubo más alimento para el dragón que los propios habitantes de Silca, quienes debían sortearse el sacrificio. Un día la mala suerte recayó en la hija del rey. La princesa, resignada a su destino, se disponía ya a cumplir su terrible deber, cuando apareció San Jorge. La doncella le contó la terrorífica historia y el santo caballero se enfrentó al dragón al que doblegó y entrego prisionero y moribundo a la princesa para que lo condujera a la ciudad. Cuando todos los habitantes de Silca se hubieron convertido, San Jorge mató al dragón.

Este episodio del dragón llega a Occidente desde Siria en el siglo XI por medio de los cruzados. Simbólicamente el dragón enlaza con la idea oriental, especialmente sumerial, del gran adversario, y del caos primigenio de la cosmología mesopotámica. En el texto de la Leyenda Dorada alude a la peste, a las frecuentes y mortíferas plagas medievales.

En Cataluña, la leyenda presenta algunos matices. El primero es la localización, ya que nuestro relato no sucede en Silca, sino en Montblanc, y en algunas versiones, en Rocallaura. Y el segundo matiz es que nuestra tradición oral explica que una vez muerto el dragón, las gotas de sangre que llegaban al suelo se convirtieron en un rosal que florecía y del que el caballero arrancó la flor más hermosa para obsequiar a la princesa antes de desaparecer.

PÁGINA SIGUIENTE

Si deseas contactar con nosotros puedes escribirnos apromocionbcn@moobit.es o seguirnos en:

Moobit Barcelona en Facebook

© Moobit Aviso Legal